Reforma Electoral a corto plazo

Tema prioritario en el Dialogo Nacional y sus contenidos deben garantizar, como mínimo 3 puntos:

1. La neutralidad, independencia y capacidad técnica del aparato electoral desde las magistraturas hasta las JRV.

2. La transparencia, la observación y fiscalización electoral a satisfacción de todos los contendientes.

3. La participación ampliada de opciones electorales en fomento de la competencia justa y la representatividad.

Mecanismos para implementar las reformas mínimas urgentes.

1. Nombramiento de nuevos magistrados. El Diálogo Nacional debe llegar a un acuerdo político por consenso sobre las autoridades a reemplazar las vigentes cuyo período finaliza este mes. Urge desechar las cuotas partidarias en el CSE y las JRV. Estas son las que degeneran en control partidario al trasladar las disputas propias de la competencia electoral al seno de la autoridad que debe dirimirlas, no personificarlas y agravarlas. Por tanto, recomendamos que la ley establezca el nombramiento de personas con una fuerte formación profesional y débil historial o vínculo partidario y que se proceda a nombrarlas en el seno del Diálogo, más allá de las formalidades a seguir y el tema del calendarización de las elecciones. El nombramiento equilibrado para las demás instituciones del Estado con un criterio similar, en el seno del Diálogo, puede aumentar las garantías de cumplimiento mutuo,poner a un lado el espinoso tema del calendario electoral y facilitar avenidas para la
pronta libertad de los detenidos.

2. Reformar en la ley las formas de nombramiento a los CED, CEM y JRV.
En el caso de los CED y CEM, los requisitos en la Ley (art. 18) deben ampliarse para que las ternas sean resultados de concursos dirigidos por el poder electoral, con criterios de idoneidad e independencia partidaria. El personal de las JRV y la policía electoral deben surgir de procesos aleatorios en cada padrón, con un mecanismo similar, público y transparente al de la selección de jurados.

3. Apertura a la competencia electoral.
El Diálogo Nacional debe acordar las siguientes modificaciones a la Ley Electoral: Facilitar la creación de partidos al bajar al 50% de los departamentos y municipios el porcentaje de directivas que debe tener un partido para obtener la personería jurídica y poder participar en el siguiente proceso electoral. Restaurar la personería jurídica a los partidos a los que se les ha cancelado en los últimos 10 años. Restaurar la figura de la suscripción popular en las elecciones municipales.

4. Transparencia y Garantías (Modificaciones a la ley electoral que deben surgir del Diálogo Nacional)
a. Un solo padrón electoral sin exclusiones por previas ausencias. Auditado de forma independiente y sujeto a un período de verificación preelectoral.
b. La invitación perentoria a la observación internacional de las instituciones especializadas de prestigio como OEA, UE, Centro Carter y similares, debe estar en la ley, junto con las facilidades necesarias para los demás Observadores Nacionales e Internacionales. La ley debe contemplar los tiempos y accesos a todo lo estipulado en el calendario electoral y las áreas neurálgicas, tal que la invitación taxativa debe pre datar dicho calendario.
c. Divulgación de resultados. Publicación de la totalidad de los resultados parciales jrv x jrv en plazo de48 horas desde el cierre de la votación. Todo informe de resultados electorales por parte del CSE debe estar acompañado de la publicación auditable de los resultados de las JRV que le dan origen. Se deben señalar las JRV en disputa.
d. Garantizar vía reglamento, la presencia de fiscales de todos los partidos en las actividades y áreas contempladas en el calendario electoral y el organigrama del CSE. En el caso de las JRV, garantizar la entrega de credenciales a titulares y suplentes 10 días antes de la elección, en el municipio correspondiente. Copia de todas las Actas a cada fiscal en las JRV.
e. Los recursos e impugnaciones. El nuevo CSE debe elaborar un reglamento, en consulta con los partidos, que elimine la vigente opacidad y discrecionalidad con que se manejan los recursos y establezca claramente la forma y procedimiento de presentación. El principio rector debe ser el respeto a la voluntad popular y la transparencia en la gestión. La ley debe exigir explicación pública y razonada sobre las decisiones en cada recurso.
f. Restaurar en la ley, los manuales y sobre todo, la práctica, los controles al doble voto. Esto comienza con la debida aplicación de la tinta y la presentación solemne de las manos de los votantes en la JRV ante la mesa directiva al ingresar. Hay medidas adicionales mencionadas por la OEA en su último informe 2017, que pueden contribuir a restablecer el principio de una persona, un voto.
g. Habilitar el voto en el exterior en elecciones a presidente, en todos los consulados del país en el exterior.

Noticias relacionadas

- Advertisement -

Noticias